el hombre perdido

EL HOMBRE PERDIDO – Predicar con el Ejemplo

Nueva edición y nueva reflexión al descubierto aquí en Reflexiones del Ahora, sean ustedes bienvenidos y bien hallados

Comprender y entender lo que puede suponer ser el hombre o la mujer perdidos parece ser materia difícil de entender al menos. Como se va a hacer si se quier siempre comenzar por el final y además EL HOMBRE PERDIDO - Predicar con el Ejemploimponer como han de ser las cosas. A diario vemos y comentamos como están las cosas por aquí y por acullá, ¿pero es suficiente con eso nada más?. Son muchos los deberes y pocos los derechos dicen algunos. Son muchas las dinastías privilegiadas que provocan la involución y pocas las que tratan de compensar todo ello, dicen otros. Muchos los apegos indiscriminados y pocas las actitudes por promediar tal descalabro argumentan otros. Y detrás de todo ello queda el desparpajo por una hipotética libertad que nunca llega, se perdió de nuevo el hombre ya perdido por si mismo.

Al salir a la calle ya uno miente en lo concerniente a como le va diciendo, bueno pues es que es lo que hay, habrá que aguantar. De tal agua no beberé, jamás siento que me he equivocado, y tantas cosas que fortalecen al ego animal que se disfraza y articula estrategias de escapismo y de pseudo autenticidad. Veremos a ver que pasa y de lo que pasa ya se supo que era lo mismo una y otra vez, se desbocó por tanto de nuevo ese feroz tropiezo en la misma piedra. Como no, existen teorías y guías sobre como hacer las cosas, eso que no falte, la manipulación hasta en la sopa de estrellas o de seguimiento a través de lo que sea con tal de sobornar u oscurecer esa dignidad que a todos nos pertenece por derecho no escrito por el hombre.

Alguien dijo que el hombre perdido se sepultó a si mismo por no hacer caso de las masas y luego nos lo encontramos imitando como el que más, percibiendo que en efecto se había equivocado. Me hice un lío EL HOMBRE PERDIDO - Predicar con el Ejemploy no supe como enfrentar las cosas expone. De nuevo se impuso el predecir que no se va por ahí, que la mayoría es la que nunca se equivoca, que por algo la gente hace esto o lo otro. Semejante desfachatez tuvo cabida ya que el que se consideró perdido no estaba en su derecho de comprobar que nunca un hombre ni una mujer puede adiestrar ni controlar a otro. Nunca se dio en definitiva que predicar con el ejemplo es seguir los dictados de la verdadera conciencia que se ha de encontrar dentro y no fuera como la mayoría profetizan. Así, con todo ello, el hacer y deshacer no se ejecuta procurando esto o aquello sino indagando en lo más profundo de uno mismo. Se desconoce la esencia porque no se practica y el dejarse llevar forma parte del tiempo y no de un eterno sentimiento de totalidad.

Desquebrajado y dividido fue este hombre de nuevo a reencontrar lo que siempre fue suyo. Participen si así lo desean del tema. Gracias por su atención y compañía, tengan un estupendo día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .