auto conocimiento

RESPETO POR EL SILENCIO – Sus Grandes Revelaciones

Reciban un cordial saludo de nuestra parte amigos espectadores y lectores entre otros.

Desde tiempos remotos, en todas las grandes teogonías de todos los pueblos, el silencio ha sido venerado y respetado por sus fieles. Para las grandes religiones Dios como tal es una entidad impersonal, inefable e i revelada, que nadie ha visto pero cuya fuerza está plasmada en el ritmo perenne de la creación. Esto lo afirma la gnosis de todos los tiempos. Y aunque en el principio el verbo era Dios y todas las cosas por el fueron hechas, y sin el auxilio del mismo nada de lo que está hecho hubiese sido hecho, la realidad es que el verbo divino a diferencia del humano era y sigue siendo silencioso y penetrante a la vez. Toda la gestación de los mundos, universos, sistemas solares… se realizó durante el descenso de las energías divinas condensándose entre sí hasta compactarse y convertirse en diversas formas de materia.

RESPETO POR EL SILENCIO - Sus Grandes RevelacionesSolo la especie humana fue perdiendo la capacidad de percepción de ese sonido original que sigue vibrando a través de las diferentes dimensiones del hiperespacio. El sonido primordial que es el silencio tiene el poder de realizar dentro de cada cual que lo perciba milagros extra ordinarios. Desde modificar células y átomos de nuestro cuerpo, hasta hacernos partícipes del éxtasis de un despertar absoluto. El recogimiento es primordial para reconectarse con ese sonido milagroso que es capaz de unirnos con nuestro ser interior profundo, el real y verdadero. Hay multitud de fenómenos y sucesos que nos rodean y que están producidos por ese sonido universal. Tales como la gestación de un feto en el claustro oscuro materno se realiza en un completo silencio, dentro de ese silencio misterioso la divina madre natura está trabajando noche y día uniendo células o conectando átomos. Generando corrientes de vibración, mezclando componentes químicos y muchas cosas más por supuesto. El humano vulgar solo percibe que el vientre materno se va ensanchando a cada instante hasta que cumplidos los nueve meses de gestación ese mismo sonido produce la ruptura de aguas. Un nuevo organismo humano hace su aparición en el teatro de la existencia.

Cuando caminamos por la espesura de una selva no somos muchas veces conscientes de la multitud de sonidos maravillosos que están circulando alrededor. Mientras nosotros marchamos. Todo en verdad contiene un sonido primordial aunque no se perciba de primeras. Más allá del crepitar del elemento fuego hay otro sonido que se relaciona con ese sonido primitivo del origen de los tiempos. Aunque escuchemos al riachuelo cantarín deslizarse por el lecho de rocas, este sagrado elemento agua lleva en sus entrañas el sonido original del la creación inmanente en todo lo existente. Cuando el aspirante al despertar de la conciencia recorre la senda llena de obstáculos y ha eliminado al temerario ego animal su propia naturaleza queda cambiada atómicamente, esto le permite mediante el auxilio de la meditación profunda la percepción de ese sonido original y la comprensión clara de esa fuerza invisible que hay detrás del mismo. No es otra que la fuerza de Dios manifestado.

El aprender a recogernos para interiorizarnos, cada día más y más es indispensable para aislarse o protegerse de sonidos cuyas densas vibraciones son perjudiciales para nuestro sistema nervioso y para el psiquismo. En medio de la quietud total de la mente y fuera del mundanal bullicio de la degeneración es posible entregarse al sonido maestro y guía, ancestral. Este sonido del silencio nos ha de llevar a la vivencia de la plenitud de espíritu, con nuestro padre madre interior. Lo contrario de ello es el constante batallar de nuestros manifestados agregados psicológicos que viven riñendo entre sí, provocándonos angustias-desdichas-sufrimientos múltiples o delirios además de contradicciones sin fin entre otras consecuencias. El sentirse derrotado de nada sirve si no se usan las metodologías y sanaciones pertinentes para dar un giro a todo ello. El camino de la liberación nos lleva por el saberse recoger, ir intensificando esto en meditación y oración intensa, ser llevados por tanto a la fuente silenciosa de la que todo emanó.

No sabe hablar quien no sabe callar, no sabe lo que callo en todo lo que no digo, ahora se en verdad. Que pasen un estupendo día y en paz.

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .